“La flexiseguridad no es poder despedir más fácil y económicamente”

Un artículo de Esther Sánchez, consultora de Baker&McKenzie y profesora del ESADE, bajo el título “El discurso posventa”, publicado en El Periódico, comenta la reciente tendencia a reconocer la formación como el elemento clave para regenerar la creación de puestos de trabajo en Europa, y particularmente en España.

El 22 de noviembre del 2006, la Comisión Europea publicó un libro verde titulado Modernizar el derecho laboral para afrontar los retos del siglo XXI, que para muchos fue la primera manifestación institucional de lo que se ha llamado flexiseguridad.

La flexiseguridad no es poder despedir más facilmente y de forma más económica. Ni tampoco gozar de mayor flexibilidad interna a cambio de pinceladas de conciliación. No es, en definitiva, mercantilizar más el trabajo o subordinarlo al dictado del mercado, con o sin mejoras en las prestaciones de desempleo.

La flexiseguridad es un sistema, un conjunto de reglas o principios racionalmente enlazados entre sí que contribuyen ordenadamente a un determinado fin.

La premisa sobre la que se asienta este sistema es que el trabajador es una persona y que debe ser ocupable. Es por ello, que como prerrequisito desde el que construir reglas de flexibilidad contractual, es preciso, reforzar el respeto de los derechos del trabajador como ciudadano, los llamados derechos fundamentales. Es preciso que exista un entramado de agentes públicos y privados que desarrollen a la perfección la tarea de intermediación en el mercado de trabajo. Y que los trabajadores se formen a lo largo de su vida de manera acertada y focalizada.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/economia/20100914/discurso-posventa/478388.shtml

Opina

*